700 pesos

en 12x 118 pesos con 99 centavos

Llega entre el miércoles 5 y el miércoles 12 de octubre con Mercado Envíos

Retirá entre el jueves 6 y el jueves 13 de octubre en correos y otros puntos

Ver en el mapa

Stock disponible

Características principales

Título del libroEl problema de la identidad bíblica del cristianismo. Las presuposiciones filosóficas de la teología cristiana: desde los presocráticos al protestantismo
AutorRaúl Kerbs
IdiomaEspañol
Editorial del libroEditorial de la Universidad Adventista del Plata
Tapa del libroBlanda
Año de publicación2014

Otras características

  • Cantidad de páginas: 679

  • Altura: 23 cm

  • Ancho: 15 cm

  • Peso: 845 g

  • Con páginas para colorear: No

  • Con realidad aumentada: No

  • Género del libro: Filosofía

  • Subgéneros del libro: Religión,cristianismo,filosofía moderna,hermenéutica

  • Tipo de narración: Manual

  • ISBN: 9789871378326

Descripción

La filosofía no es la razón sin fe; y la Biblia no es la fe sin la razón. Tanto la filosofía como la Biblia son productos de la mente, los cuales, para ser producidos, requirieron –como cualquier otro producto de la mente– dar por supuestas ciertas ideas que no se ponen en discusión sino que constituyen aquello de lo que se parte y que ya no se puede discutir.

La obra estudia los supuestos básicos que los filósofos griegos dieron por sentados para producir sus teorías filosóficas. También estudia los supuestos básicos que la mente divina da por sentados en la revelación contenida en la Biblia. Finalmente, trata de mostrar que la interpretación de las doctrinas cristianas y la construcción de la teología en el catolicismo y en el protestantismo no se fundó en los supuestos bíblicos sino en los filosóficos.

Muchas obras han mostrado la influencia griega en el cristianismo, pero lo han hecho al nivel de los conceptos e ideas explícitamente formuladas. La presente obra trata de mostrar que lo que el cristianismo adoptó de la filosofía no son algunas ideas o conceptos, sino los supuestos últimos de pensamiento, que siempre quedaron implícitos e incuestionados. Lo que, de últimas, se trata de sacar a la luz es que, como los grandes teólogos cristianos dieron por sentado que la Biblia piensa de la misma manera que la filosofía, la forma en que interpretaron las doctrinas, la Biblia, y construyeron la teología, carece totalmente de base bíblica.